DESCUBRIMIENTO DEL DESARROLLO PERSONAL

Publicado en por jhoselyn santos


EL DESCUBRIMIENTO DE LOS ÁMBITOS

 

El descubrimiento de los ámbitos se logra a través de pensar con rigor, estar alerta y vivir creativamente, solo cuando conocemos y reconocemos la honda dignidad de una persona, podemos crear una relación de encuentro con ella. Viceversa, al encontrarnos de verdad con alguien es cuando comprendemos la riqueza que implica el ser persona. Lo que suele entenderse por teoría y por practica se exigen y enriquecen mutuamente. Contribuir a formar a las personas y formarnos a nosotros no consiste solo en aprender y enseñar ciertos contenidos, implica el desarrollo de la propia vida personal.

 

Nos asombrara gozosamente advertir  que esta nueva forma de ver y de pensar nos permite comprender, con lucidez insospechada, lo que estamos llamados a ser y la felicidad que podemos alcanzar, vale de verdad la pena realizar los análisis que siguen porque recompensaran nuestro esfuerzo al ciento por uno.

 

1. Experiencias para descubrir dos modos o niveles de realidad: los objetos y los ámbitos.

 

Formar a personas implica conocer las normas que rigen nuestro desarrollo personal. Si este desarrollo se realiza a través de diversos modos de encuentro, las normas de  nuestro crecimiento vendrán a ser las normas o exigencias del encuentro.

 

Para entender a fondo cuando y de fue forma se da el encuentro debemos conocer con precisión los distintos tipos de realidad que hay en nuestro entorno. Nos  conviene aprender a mirar a nuestro alrededor y distinguir diversos modos de ser.

 

Experiencia 2. un piano, visto como mueble y como instrumento

Tiene condiciones de objeto, por haber sido producido mediante la cooperación de las cuatro causas destacadas por Aristóteles: causa eficiente, causa material, causa formal, causa final.

El piano, visto como instrumento, ofrece la posibilidad de crear sobre el teclado formas musicales y haciéndolo se relaciona íntimamente con una persona singularmente capacitada para asumir tales posibilidades.

 

Experiencia 3. El ser humano, visto como cuerpo y como persona.

 

Un ser humano, por ser corpóreos, puede ser medido pesado, asido, situado en un lugar, sometido a análisis clínicos, presenta en la misma medida, cierta afinidad con los objetos porque es un haz de relaciones.

 

Estas relaciones son difusas, no pueden ser delimitadas como lo son los objetos; pero son reales, por ser eficientes.

 

2. Necesidad de pasar del nivel de los objetos al de los ámbitos.

 

Se refiere a la actividad decisiva para nuestra vida, pues, si tales realidades son poco valiosas, apenas podremos crecer como personas.

 

Si queremos entender nuestra vida diaria, debemos prestar atención a un hecho en el que a menudo no reparamos.

 

Ofrecer posibilidades y recibir otras significa abrirse a una realidad distinta de uno y establecer con ella una relación de intercambio.

Moverse en el nivel del encuentro personal no es tarea fácil, porque exige renunciar a la voluntad de poder y decidir autónomamente, para atenerse en buena medida a los deseos y las decisiones de los demás.

 

Cuando uno crea hallarse en una situación carente de toda esperanza, no debe entregarse a la desesperación, sino dar el salto a un nivel superior, el nivel de la creación de vínculos interpersonales. Es el modo optimo se superar la vida inauténtica e iniciar una vida de plenitud.

 

3. La conversión de los objetos en ámbitos.

 

El descubrimiento de los ámbitos nos da luz para comprender la capacidad que tenemos los seres humanos de transformar las realidades que tratamos en la vida cotidiana.

 

Un dialogo autentico puede ser considerado como un juego, porque crea un espacio de intercambio de posibilidades bajo unas normas como el respeto, atención, voluntad colaboradora, con vistas a conseguir el propósito de incrementar la amistad o clarificar una cuestión.

 

Habitar una casa significa crear en ella una red de vínculos interpersonales que la convierten en hogar.

 

4. La fecundidad del pensamiento relacional.

 

Una persona tiene ciertos límites por ser corpórea, pero los supera en cuanto puede conocer otros seres, configurar proyectos, tener deseos, sentir afectos, crear vínculos. Se nos muestra como ámbito en virtud de sus propias cualidades.

 

Los valores no se dan a conocer si no hay un hombre que acoja su llamada, pero ese hombre no es por ello dueño de los valores.

 

5. Actitudes adecuadas a cada tipo de realidad

 

Al descubrir la existencia de realidades que, vistas con mirada penetrante, no tienen limites precisos como los tienen los meros objetos sino que son tramas de relaciones advertimos que cada una exige un tratamiento peculiar. Maticemos un poco más este descubrimiento.

 

Los seres humanos estamos autorizados a poseer las realidades que son producto de nuestro esfuerzo y disponer de ellas conforme a nuestros intereses. En cambio, debemos respetar las realidades que son fruto de la interacción de diversas realidades. Como el agua es una realidad de la que podemos disponer a nuestro arbitrio, y ahorrarla o despilfarrarla, conservarla limpia o contaminarla.

 

6. Ejercicios para perfeccionar el conocimiento de los ámbitos.

 

1. Los buenos padres siempre piensan el la mejor educación para sus hijos ya que saben que el estudio les servirá para defenderse en el futuro.

Cada uno de nosotros tenemos contornos fijos y ocupamos un cierto espacio, fácilmente medible con una cinta métrica, pero en cuanto personas, desbordamos los límites del cuerpo y fundamos una red de relaciones que constituyen nuestro mundo propio.

 

2. Para captar la expresividad de un documento, debemos oscilar entre el nivel físico y el nivel ambital, en el que se desarrolla la vida ética. Se dice que un poco de sangre no puede ser lavada por toda el agua del océano, pues son dos realidades que se hallan en planos distintos, la mancha moral no puede ser borrada con medios objetivos y las manos asesinas no se purifican al ser lavadas físicamente. Puede decirse al contrario que ensucian en el aspecto ético cuanto tocan.

 

Toda persona es responsable de sus actos y no puede culpar a nadie de ellos si no que los tiene que asumir  y enfrentar.

 

3. El pensamiento riguroso exige hacer justicia al plano de realidad al que pertenece el tema tratado, se dice que la mujer es corpórea y debe respetar su cuerpo como una vertiente de su ser personal.

 

7. Aplicación de los análisis realizados a la vida cotidiana del hombre

 

Cada persona que vive en una ciudad configura en ella, poco a poco, un mundo propio, en colaboración con la realidad que le rodea. La ciudad es objetivamente la misma para todos, pero cada uno recorta en ella determinados lugares, calles y espectáculos, acoge ciertas posibilidades y desecha otras.

 

La contraposición del nivel objetivo de realidad y el nivel ambital da lugar a diálogos literarios tan luminoso que, en casos provocan una especie de escalofrió intelectual.

 

No es difícil hallar situaciones semejantes en la vida de relación interpersonal. Cuantas veces se hacen proclamas de amor incondicional a una persona y, en verdad, o se ama a esa persona, al ser al que aludimos cuando pronunciamos su nombre propio. Se quiere el halago que le producen a uno sus bellas cualidades que obtiene y que así mismo se las mencionan.

 

Comentar este post